Lejos de ti


Querido amor, mi bello y soñado amor:

Lejos de ti sólo soy alguien que, por ahora, te ofrece sus líneas mojadas. Alguien que trata de alegrarte una mañana cualquiera, un despertar rutinario... Quiero que sepas que hay alguien que, a lo lejos, trata de recuperar el tiempo perdido, trata de bordar nuevos versos, de cubrirlos con humildad y de entregártelos a ti, con esperanzas y amor.

Necesito que sepas cuán profundo es todo esto, pues mi alma se entrega en cada línea: hay un "te amo" y un deseo de felicidad escondidos en cada frase, hay una sublime y nocturna oración a nuestro Señor en cada renglón.

Perdón, mi amor.

¿Merecimientos? Sólo Dios sabe a quién le corresponden. Tan sólo espero estar en sus planes, en sus buenas intenciones con relación a la conquista de tu corazón, tu mente y tu alma... de tu vida misma. Pero hasta entonces persistiré con mis "buenos días, mi amor", con unas líneas que hablen de lo bello de ti, de la alegría y la dicha de haberte conocido, de lo hermoso que es el saber que Dios te puso en mi camino.

Cartas de amor,

Sé que te he lastimado profundamente... ¿y qué te puedo decir? No puedo revestirme de excusas. Sólo puedo dejar que la sinceridad gobierne mi mano, que sostenga mi pluma y delate mis verdades escondidas.

Perdóname si mis palabras no son claras, con ellas tan sólo quiero mimarte... pero cuando se trata de enviarte algo que toque tu corazón, todo mi vocabulario se agolpa en la corta entrada de mi pecho y se atropella, anhelando liberación. Y cada palabra escapada trata de decirte "me gustas", "quiero estar contigo para siempre".... pero dichas palabras quieren hacerlo a su modo.

Soy torpe con los escritos, pero de esta manera me conociste, y así como un día nos vimos rebosantes de amor y ahora vivimos en el olvido, hoy necesito usar de nuevo todas mis armas para reconquistar un territorio que un día conocí y poseí: el preciado terreno de tu enorme y hermoso corazón.

Terminaré estas líneas matutinas con un leve pensamiento, un inquieto sueño y un anhelado deseo: el de poder compartirte unas líneas nuevamente, sean cartas o poemas, sean simples pensamientos o imágenes enamoradas... pero contigo a mi lado, como siempre lo sueño, como siempre lo quiero. Me considero dependiente de ti, siempre fue así desde que te conocí.

Lamento mis errores pasados y espero puedas sanar las heridas que te causé... espero que puedas perdonarme.

Que tengas una mañana cargada de mucha vitalidad, emoción y de amor.

Hasta pronto, amor de mis sueños, proyectos y anhelos.

Mi amor por siempre y para siempre.


Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 COMENTARIOS..:

Publicar un comentario en la entrada