Te quiero papá

Hola papá:


Sé que no es común que te escriba, ya que siempre estás ahí para escuchar todo lo que tengo que decirte, pero hoy quiero regalarte estas letras porque siento que si te las digo de frente, mil sentimientos se desatarán y no podré terminar de decírtelas.

Cartas para papá, Porque a pesar de que ya soy una persona mayor, sigo siendo tu hija consentida, aquella que se metía entre tus brazos y se quedaba ahí quieta mientras me acariciabas los cabellos, respirando ese inconfundible aroma a loción de afeitar que todavía hoy me llena de recuerdos y me traslada a mi infancia...
¿Recuerdas?
Eran tiempos en los que no pensaba en nada más que en esperar la llegada de la tarde y quedarme ahí cerquita de la puerta para verte llegar y correr a tu encuentro...

¡Ahh! Mi corazón  se envuelve en añoranza, padre mío, y ahora que he crecido, más te amo y más te quiero... porque me has convertido 
en una persona adulta llena de buenos principios... como tú.

Tú eres ese hombre valiente y admirable que amo y que respeto... ese hombre grande que me llena de orgullo, con sus cabellos blancos y su mirada dulce y tierna... con ese suave hablar que me hace acercarme a ti para poder escucharte mejor.


Y tus manos, padre mío, toscas por el trabajo, lleno de cicatrices del tiempo... aquel tiempo en que empeñaste tu fuerza y constancia para darme una vida mejor. ¡Y lo lograste, papito querido! Lo lograste, porque mírame aquí, con ese amor profundo hacia ti, con esa constancia... aunque también con ese temor de que un día te marches y me dejes sola.

¡Déjame abrazarte papá! 
Déjame decirte que no necesito de un día especial para decirte lo mucho que te amo... y déjame enredarme entre tus brazos, como cuando era una niña, para escuchar los latidos de tu corazón.

Te amo papá... te amo.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 COMENTARIOS..:

Publicar un comentario