Carta de una hija a su madre

Querida mamita:

Cuando me siento muy sola, cuando la vida me hace pasar momentos de reflexión y de tristeza,siempre recurro a ti... Me refugio en tu regazo para sentirme protegida del mundo y del tiempo, y me hundo en la sensación de paz que me deja el sentir tus manos acariciando mis cabellos...

Carta para mamáSólo tú, madre, alimentas mi alma y mi ser, y me llenas de consejos y amor. Sólo tú, eres la enfermera de mi corazón, tú que has dedicado tu tiempo para cuidar y sanar mis heridas del cuerpo y del alma...

Mujer que das todo sin pedir a cambio nada... dulce y abnegada, llena de fuerza y entereza, que mueve montañas y rompe las cadenas del tiempo para volver a acunarme en tus brazos...


La vida te llena de sinsabores, de dudas, de dolores... pero sólo existe en el mundo un ser que es capaz de dar su vida en aras del amor... un ser que se envuelve en la bandera de la esperanza y retiene entre su garganta ese canto en lontananza para dejar bendiciones en la frente y orar por el ser ausente.... sólo tú, madre, que deshaces los lazos del dolor y lo truncas en calor de madre... Y cuando me miras, feliz... tus ojitos brillan de felicidad por mi risa, que es la tuya, así como mi llanto es tu dolor...

Bendita seas, madre, por darme sabiduría. Bendita seas por darme esperanza y enseñarme el sendero de la felicidad. Gracias te doy por darme la vida, por amarme y cuidarme, madre mía.

Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 COMENTARIOS..:

Publicar un comentario