Todavía no he podido olvidarte.

Hay experiencias a lo largo de la vida que te marcan muy profundamente, que quedan grabadas a fuego en tu corazón a perpetuidad, y que te demuestran que no hay nada que hacer cuando amas de verdad y la persona que tienes delante, es alguien con quien quieres compartir toda tu vida de verdad.


Es por ese motivo que a lo largo de esta tierna carta quiero pedirte otra oportunidad, por que sé que aunque hace mucho tiempo que hemos cometido una gran cantidad de errores, todavía te recuerdo con mucha dulzura, y lo que siento por ti, es un sentimiento que jamás podré sacar de mi alma. 

Han sido tantos y tan dulces los momentos que hemos compartido, que no puedo más que llorar amargamente cada noche recordando el dulce sabor de tus besos, el sonido angelical de tu risa, y todo lo que me hizo enamorarme de ti cuando te conocí. 


Dicen que lo último que ha de perderse es la esperanza, de manera que, como hombre enamorado que soy, y sin miedo a admitirlo, quiero ofrecerte de nuevo mi corazón, por que estoy abierto al perdón, y sé que para poder ser feliz de verdad, voy a necesitar tenerte a mi lado el resto de mis días. 

Mis ojos te buscan en la oscuridad, a mi lado, cada noche, y no hay mayor dolor que saber que no te tengo, y que no voy a poder despertar embriagado en tu perfume, nadando entre la suavidad de tu pelo. 

Un amor como este, tan intenso, tan dulce, tan pasional, y a la vez tan tierno, es algo que tan solo te sucede a lo largo de una vez en la vida, de manera que, necesito que escuches todo lo que tengo que decirte, y todos los planes de futuro que tengo para nosotros.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 COMENTARIOS..:

Publicar un comentario